martes, 4 de julio de 2017

Video: Hacia la inclusión total

En el video que tiene una duración de 25 minutos, se exponen algunas consideraciones de interés para lograr la "inclusión total" de las personas con discapacidad. Se realiza un breve recorrido por la evolución histórica en la percepción social hacia las personas con discapacidad, se alude a datos de interés del Informe Mundial sobre discapacidad (OMS, 2011), y a la Convención sobre los derechos de las personas con discapacidad (ONU, 2006). Al final del video se dejan algunas preguntas problematizadoras que tienen como finalidad, generar la reflexión y discusión sobre el tema, con los actores interesados. Se espera que dicha discusión se genere a través de los comentarios a esta publicación en un tono de respeto, tolerancia y empatía con las diferentes opiniones expresadas. Abogamos por la construcción de unas sociedad más inclusiva, la cual se logrará a través de la información, formación y sensibilización de todos!!!

lunes, 13 de febrero de 2017

Dificultades de aprendizaje en la lectura


Si te interesa algo de lo aquí expuesto, no dudes en tomarlo
solo no olvides citar tu fuente.
Por una cultura del conocimiento Libre

Dra. Zuleima Corredor

Durante el aprendizaje de la lectura pueden presentarse dificultades muy variadas en nuestros niños. Dado que la lectura es un proceso artificial de comunicación, los niños deben aprender las reglas de dicho proceso, es decir, no se da mediante un aprendizaje natural como lo es el desarrollo de la lengua materna.
Sánchez y Cuetos citados por Núñez y González (1999) reconocen dos caminos para el aprendizaje de la lectura. Un camino o ruta que denominan fonológico y un camino o ruta léxica.
Para lograr asimilar el proceso de lectura por la vía fonológica, es necesario que los niños:


  • Reconozcan los signos (letras) de manera gráfica (grafemas)
  • Reconozcan las representaciones fonológicas o sonidos (fonemas) asociadas a cada grafema.
  • Unan ambas representaciones (grafemas y fonemas) hasta lograr una única representación.
  • Asignen significado (comprender) a la palabra escrita.


La vía léxica por su parte supone un reconocimiento inmediato de la palabra escrita. Normalmente el niño por el hecho de encontrarse de manera continua con las palabras va formando una representación mental de su configuración. Es la ruta por excelencia empleada en la enseñanza de la lectura a través de métodos globales; la parte léxica es de gran importancia para el desarrollo de una escritura correcta de las palabras.
De lo expuesto hasta ahora se deriva que durante el desarrollo del aprendizaje de la lectura es importante que tengamos en cuenta que todos los niños son diferentes y que algunos aprenderán a leer más fácilmente a través de métodos fonéticos o fonológicos; mientras que otros obtendrán mejores oportunidades de aprender a través de métodos globales. Es decir, debemos considerar los distintos estilos de aprendizaje y proporcionar oportunidades de experimentación a través de distintos canales sensoriales.
Ahora bien, independientemente de la ruta empleada para el aprendizaje de la lectura, nos encontramos con un factor fundamental a la hora de leer, cual es la comprensión. De manera que el proceso de lectura va más allá de la mera memorización de fonemas y grafemas, y del acceso a cada palabra leída. 

Se requiere que el niño pueda desarrollar habilidades para:
  • Crear relaciones entre significados de las palabras   
  • Reconocer las palabras en un contexto determinado
  • Crear relaciones entre proposiciones
  • Tener un conocimiento previo de lo que se lee  (Núñez y González, 1999).

Para ayudar al niño a adquirir estas capacidades descritas, es recomendable posibilitar distintos escenarios de ejercitación de la lectura, lamentablemente cada vez más en nuestras escuelas, la lectura es una tarea que se deja para la casa y la maestra simplemente toma una lección. Esta forma de aproximar a los niños a la lectura es errónea, sobre todo porque no promueve la motivación e interés, no busca aplicar correctivos en caso de ser necesario y porque homogeneiza a todos los alumnos sin tomar en cuenta sus diferencias individuales: fortalezas y necesidades de mejora.

Ahora bien, ¿cuáles son los problemas de aprendizaje de la lectura que podemos encontrar en los niños? Según Núñez y González (1999) tenemos:

     a)    Dislexia o dificultades específicas en la lectura
     b)    Hiperléxicos
     c)    Malos lectores

Dificultades específicas en la lectura o dislexia:

Estos niños se caracterizan por tener problemas para el reconocimiento de las palabras. Según Mercer (1991), se ha abusado del término dislexia, etiquetando a una gran cantidad de niños bajo esta categoría sin diagnósticos concluyentes. El término dislexia es un término proveniente del campo médico propio de un enfoque clínico que adjudica su etiología a problemas inherentes al sujeto, derivados básicamente de una disfunción neurológica y por tanto determinista. El mismo autor señala que el enfoque educacional del término dislexia proviene del ámbito americano, en el cual psicólogos y educadores lo consideran como “un trastorno de lectura simple de individuos con inteligencia normal o por debajo de lo normal” (p- 141).
El autor en referencia señala que en el año 1969, el National Advisory Comittee on Dislexia and Related Readingas Disorders, concluyó que la palabra dislexia no era apropiada, sobre todo dada su procedencia del ámbito médico, sin embargo, se sigue empleando. Un término más idóneo desde el área educativa para referirse a la dislexia es el de problemas graves de lectura o simplemente problemas de lectura. Vale destacar que durante los tres primeros grados de educación básica los niños se encuentran en un proceso de aprendizaje de la lectura por lo que no es conveniente en estos primeros años, hablar de problemas de lectura como tal. No obstante, conviene estar atentos a las manifestaciones que durante el aprendizaje de la lectura pudieran manifestar los chicos.
El niño con problemas graves de lectura tendrá dificultades en el aprendizaje de los componentes  de las palabras y oraciones, pudiera presentar un historial de desarrollo tardío del lenguaje, dificultades para escribir y deletrear. Así mismo puede presentar confusiones en la orientación espacial lo que confluye en dificultades para diferenciar letras similares (p, q; b,d). Pueden presentar errores en la secuencia del orden de las palabras (saca por casa), exhibiendo una lectura lenta, palabra por palabra. Puede presentar dificultades en el reconocimiento de la hora y las direcciones (Bryan y Bryan; Kaluger y Kolson citados por Mercer, 1991).
Para Jhonson y Mycklebust (1967), hay dos tipos de problemas de lectura: auditivos y visuales. En el caso de los auditivos tienen dificultad para discriminar los sonidos de las consonantes y las vocales; pueden ser incapaces de relacionar sonidos determinados con los símbolos impresos (vía fonológica). Para el caso de los problemas visuales, los niños tienen dificultad para interpretar con precisión lo que ve, puede ver ciertas letras hacia atrás o invertidas, para estos niños es muy complicado leer palabras enteras en el contexto de una oración (vía léxica). Sea cual sea la problemática del niño se debe planificar una atención educativa que tome en cuenta sus características individuales, aprovechando los canales táctiles  y la coordinación muscular.

Hiperléxicos

En este caso, los niños presentan problemas en la comprensión sin que haya problemas en la lectura de las palabras. Es decir, aunque puedan leer correctamente, muestran serias dificultades para comprender lo que leen, incluso pueden presentar dificultades para la comprensión de las explicaciones orales. La problemática radica en que estos estudiantes procesan linealmente lo que leen, es decir, palabra por palabra u oración por oración presentando problemas para unificar y dar sentido a lo que leen (Núñez y González, 1999).

Malos lectores

Este grupo está conformado por los estudiantes que leen mal, es decir, cometen diversos errores al leer y además presentan dificultades en la comprensión lectora. Según los autores en referencia estos alumnos tendrían problemas en la comprensión oral e  incluso aunque leyeran bien. Aunque particularmente considero que existe una variedad de malos lectores que al mejorar sus errores al leer mejoran la comprensión, es decir, su ineficiente comprensión lectora se debe a los múltiples errores en la lectura.


En la tabla 1 se muestras algunas características que suelen mostrar los educandos con dificultades en la lectura:

Tabla 1 Características de la ejecución lectora en educandos con problemas de lectura
Áreas problemáticas
Características
Ejemplos
Errores de reconocimiento de palabras
Omisiones
Lectura: El gato saltó la cerca rápidamente

El gato saltó rápidamente
Inserciones

El gato saltó la cerca muy rápidamente
Sustituciones

El gato saltó la mesa muy rápidamente
Inversiones
El gato saltó al cerca muy rápidamente
Pronunciación incorrecta

El gato saltó la cesta muy rápidamente
Transposiciones
El gato cerca la saltó muy rápidamente
Dificultad ante palabras desconocidas

Dudar durante más de cinco segundos para pronunciar una palabra
Lentitud
20 – 30 palabras por segundo
Errores en la comprensión
Dificultad para recordar hechos fundamentales
¿Cómo se llamaba el personaje principal?
Dificultad para recordar la secuencia.
Es incapaz de narrar con sus propias palabras lo leído siguiendo la secuencia de los acontecimientos.
Dificultad para recordar el tema principal.
Es incapaz de recordar los temas principales de la historia.
Rasgos característicos en la ejecución lectora
Movimientos de tensión
Movimiento constante en el asiento, frunce el ceño, movimiento nervioso de las manos y pies, entre otros.
Inseguridad
El niño se niega a leer, llora…
Distracción
El niño se pierde en la actividad, pierde la línea con facilidad, repite, lectura imaginaria, omisiones, sustituciones
Lectura palabra por palabra
Lee en forma pausada. Laboriosa y vacilante, fraseo inadecuado.
Tono de voz alto y tenso
Exagerada modulación, rigidez en la pronunciación de las palabras, tono de voz mayor al utilizado normalmente.
Adaptación de Mercer, C. (1991). Dificultades de aprendizaje. Trastornos específicos y tratamiento. Barcelona: CEAC.

Cuestiones a tener en cuenta para la evaluación de los problemas de lectura

Como hemos señalado anteriormente el aprendizaje de la lectura puede darse por la vía fonológica y por la vía léxica. De allí que en la evaluación de la lectura deberíamos identificar si los estudiantes pudieran estar presentado problemas en alguna de estas vías. Esta información es de suma importancia para la planificación de la atención educativa.

Debemos estar atentos a los problemas que el niño pudiera presentar a nivel de:
     a.    Identificación de palabras, identificación de grafemas y fonemas tanto por vía fonológica como léxica.
      b.    Comprensión lectora
      c.    Problemas de reconocimiento y de comprensión.

Recomendaciones para mejorar los problemas en lectura

Los estudiantes con dificultades en la lectura propenden a desarrollar aversión hacia esta, por la frustración que suelen experimentar al enfrentarse a la actividad lectora. Es importante proporcionar oportunidades de éxito, adaptando la lectura a las capacidades reales de cada niño. Como bien reza el dicho: a leer se aprende leyendo; de allí que debemos propiciar en los educandos diversidad de oportunidades para leer, cuidando que los materiales que seleccionamos se ajustan a las posibilidades de estos niños.
No existe un método de enseñanza de la lectura que constituya una panacea, de hecho algunos autores como Comes (2004), señalan que la coexistencia de ambas vías es importante y que de hecho pueden funcionar paralelamente; de allí que es importante que los maestros de aula regular y docentes especialistas proporcionen a los niños oportunidades de aprendizaje mediante métodos fonéticos y léxicos de forma simultánea.
El docente de aula regular es nuestro mejor aliado, pues es quien tiene mayores oportunidades de observar al niño en distintas actividades escolares. Es importante solicitar al docente su apoyo en la observación minuciosa del trabajo diario del niño. Es importante realizar un registro de los avances y de las dificultades que este presenta. Puede utilizar una lista de control o un registro anecdótico en el caso de cuestiones relevantes.

Algunas actividades a realizar para trabajar la vía fonológica

Rimas
Trabalenguas
Contar sílabas (dando palmadas)
Hacer juegos de invertir palabras en una frase, sílabas e una palabra (loma – malo; casa – saca), fonemas en una sílaba (es – se: les – sel)
Buscar láminas que comiencen por el mismo fonema
Juegos de onomatopeyas
Supresión de fonemas (Si en rosa no ponemos “r” que nos queda? (Comes, 2004).

Algunas actividades a realizar para trabajar la vía léxica

Presentar repetidas veces palabras escritas junto con el dibujo del concepto que representa y pronunciarla
Técnica del vaciado: consiste en aumentar el reconocimiento global de las palabras mediante la lectura repetida de un texto adaptado al nivel del alumno. Progresivamente se van eliminando las palabras más frecuentes, el alumno debe identificar la palabra que falta y leerla de memoria. Finalmente debe reconstruir el texto por escrito (Santiuste y González, 2005).
El objeto de hacer mención a estas actividades es ejemplicar en qué consisten, en ningún caso se pretende extenderse en el tema, de hecho existen muchos sitios web con excelentes ejercicios que permiten el desarrollo de estas vías.
El aprendizaje de la lectura es vital para los aprendizajes escolares posteriores, los cuales se van complejizando, de allí que resulta imperioso detectar tempranamente y atender cualquier dificultad lectora que pueda presentarse en el aula. Como recomendación final es importante enseñar los procesos de lectura y escritura dentro del contexto de la comunicación humana, es decir, que el niño desde muy temprano comprenda que a través de la lectura y escritura puede comunicarse, que la lectura tiene una utilidad práctica para la vida y permitir que los chicos traigan al colegio materiales de lectura variados, motivantes, que sean de su gusto y agrado. Una buena idea es pedir que los viernes traigan todos un libro, revista o cuento diferente y abrir un espacio para compartir e intercambiar con los compañeros.

Referencias
Comes, G. (2004). Intervención educativa en el ámbito de las dificultades lectoras. En: Sánchez, A., y Torres, J. (2004). (Coord). Educación Especial II. Ámbitos específicos de intervención. Madrid: Pirámide (p. 47-65).
González, J., y Núñez, J. (1998). Dificultades de Aprendizaje Escolar. Madrid: Pirámide.
Mercer, C. (1991). Dificultades de Aprendizaje. Trastornos específicos y tratamiento. Barcelona: CEAC.
Santiuste, V., y González, J. Dificultades de Aprendizaje e intervención psicopedagógica. Madrid: CCS.


Cómo citar esta publicación:
Corredor, Z. (Febrero, 2017). Dificultades de Aprendizaje en la lectura. Mensaje de Blog. Recuperado de https://difuna.blogspot.com/2017/02/dificultades-de-aprendizaje-en-la.html

miércoles, 7 de diciembre de 2016

Importancia del informe en la comunicación de los resultados de la evaluación psicopedagógica



Si te interesa algo de lo aquí escrito, no dudes en tomarlo y compartirlo
eso si, no olvides referenciar la fuente.
Por una cultura del conocimiento libre.

Dra. Zuleima Corredor

No quería culminar el año 2016 sin escribir un nuevo post para contribuir tanto al estudio como a la práctica de las Dificultades de Aprendizaje (DA), muy agradecida con todos quienes leen estos escritos y encuentran algunas cuestiones de interés para mejorar su comprensión acerca de las DA y sobre todo para encontrar estrategias que faciliten su práctica en un área tan compleja y controversial como lo es el campo de las DA.
Tenía pensado escribir sobre el rol del docente especialista, creo que hay un gran vacío de información actualizada sobre este tema, prometo hacerlo para inicios del 2017, ya que ahora me ocupa de manera urgente dar respuesta a la inquietud de algunos de mis estudiantes, referente al informe psicopedagógico, su importancia para la comunicación de resultados y para la toma de decisiones respecto a la intervención que requieren los educandos.
Para poder hablar del informe, es necesario repasar lo que se entiende por Dificultades de Aprendizaje y los conflictos y polémicas que solemos encontrar a la hora de diagnosticar un caso de DA. Traigo a colación los planteamientos de Patton, Payne, Kauffman, Brown y Payne (1995), quienes indican que en el caso de las DA, las definiciones suelen estar muy bien a nivel teórico, sin embargo, a la hora de trasladar dichas definiciones a la realidad de un niño concreto, estas se complejizan y aún al más experto y “erudito investigador podría dificultársele explicar en qué consiste exactamente un problema de aprendizaje” (Hallahan, Kauffman y Lloyd, citados por Patton et al., 1985). Aún en nuestros días, a pesar de la investigación, el avance en el campo de la definición de las DA y la operacionalización de las variables que intervienen continúa siendo confusa. Lo único claro es que nuestras escuelas están abarrotadas de niños que en algún momento de su vida escolar presenta dificultades para apropiarse de los aprendizajes de las materias instrumentales de lectura, escritura y matemática, problemas que van agravándose a medida que avanzan dentro del sistema educativo.
No existen pues fórmulas, test estandarizados ni leyes que nos permitan determinar con certeza en qué caso podemos hablar de Dificultades de Aprendizaje, solo tenemos las evidencias manifestadas por los estudiantes, maestros y padres, muy heterogéneas, caracterizadas por dificultades para acceder a los aprendizajes esenciales de la escuela y que pueden presentarse de manera concomitante con otras problemáticas.
Esta realidad del campo de las DA conlleva a entender la problemática de una manera amplia, holística, interdisciplinaria, en la cual lo importante no es etiquetar o encasillar a los estudiantes en una categoría diagnóstica, sino comprender las dificultades que estos presentan y ofrecer las ayudas necesarias para asegurar que estos estudiantes tengan la oportunidad de acceder en igualdad de oportunidades a su derecho a la educación.
Para realizar la evaluación psicopedagógica de un niño es muy importante tener en cuenta los siguientes criterios:
a)      Se debe observar al alumno en diversos escenarios (en el aula, en el recreo, en las actividades extracurriculares, entre otros).
b)      Recopilar la mayor información posible respecto a la historia escolar del niño (entrevistar a maestras de grados anteriores, a los padres, revisar los informes anteriores, revisar material escolar).
c)       Solicitar evaluaciones complementarias según los requerimientos del caso (visión, audición, psicología, neurología, terapia de lenguaje, entre otros. Solo aquellos que dada la condición del niño sean realmente necesarios). (Rief, 2004).
d)      Integrar al informe final las apreciaciones de los especialistas que han evaluado al niño.
En la actualidad se viene dando un paso de una evaluación diagnóstica basada en el déficit del alumno a una evaluación diagnóstica curricular de base sociopedagógica que entiende que las dificultades que pueden presentarse responden a la interacción de causas que pueden encontrarse en el alumnado, el profesorado, la institución escolar, la familia, los recursos didácticos. De allí que se hace necesario observar estas interacciones para poder hacer propuestas de cambio en todos los elementos y proponer las adaptaciones curriculares necesarias (Fernández, 2006). El autor en referencia señala que se deben utilizar instrumentos variados, escalas de observación, pruebas pedagógicas, análisis de materiales escolares, revisión de la programación, tanto dentro como fuera del aula.
Generalmente los informes psicopedagógicos suelen presentarse de manera muy escueta, poco descriptiva, basados en las limitaciones del estudiante y en el uso de términos que no son comprendidos por los padres, quienes suelen sentirse frustrados, pues perciben al final del proceso de evaluación, que esta no les aporta respuestas, sino por el contrario, han hallado más preguntas sin responder.
De allí que la evaluación y diagnóstico son esenciales para entender cuáles son las fortalezas y aspectos a mejorar mediante la intervención educativa. En este sentido el informe psicopedagógico constituye un instrumento de gran valor, por lo que ha de ser escrito de manera clara, sencilla, utilizando un lenguaje que puede ser claramente entendido por los padres y otros profesionales. De allí que es de suma importancia, presentar un informe que contribuya a comprender las problemáticas que el niño presenta, pero también destacar sus puntos fuertes.
Por otra parte, el informe debe ser presentado a los padres a través de una entrevista, en la cual se ha de explicar el procedimiento realizado para la evaluación y diagnóstico, los resultados de la misma y el proceso de intervención que se llevará a cabo. El docente especialista debe demostrar una actitud empática hacia los padres, debe tratar de dar respuesta a sus interrogantes y proporcionarle herramientas para que estos puedan contribuir con el proceso de intervención.
Una vez realizada la evaluación psicopedagógica del niño debe redactarse el informe, el cual tiene por objeto informar sobre los resultados de la evaluación a padres y maestros, con miras a proponer una intervención educativa que provea los apoyos requeridos por el alumno. Un buen informe debería contener:

I. Datos de identificación:
Nombre y apellido:
Lugar y fecha de nacimiento:
Edad cronológica: (años.meses Ejem. 8.5)
Sexo:
Colegio:
Grado que cursa:
Fecha de evaluación:
Evaluador:

II. Motivo de la evaluación (explicar brevemente el motivo por el cual el niño ha sido remitido a la Unidad Psicoeducativa o Aula integral)

III. Historia o anamnesis (Describir la historia del niño. a) Nombres de los padres, edades y ocupación.  b) Número de hermanos y lugar que ocupa el niño entre estos. c) Condiciones generales de desarrollo y salud del niño: nacimiento, enfermedades que ha padecido, desarrollo del embarazo y parto, edad en que caminó y comenzó a hablar, desarrollo emocional. d) enfermedades o condiciones presentes en la familia. e) historia escolar del niño.

IV. Materiales empleados para la evaluación (Exponer los materiales y técnicas empleados para realizar la evaluación. Ejemplo: Observación en aula regular, observación en el aula integrada o UPE, Revisión de materiales escolares, entrevista a padres, entrevista a maestra, entrevista al niño, pruebas aplicadas)

V. Resultados de la evaluación (Descripción de los resultados obtenidos en las áreas evaluadas: lectura, escritura, matemáticas, interacción con sus pares, uso del lenguaje, atención, entre otras. Fortalezas evidenciadas).

VI. Diagnóstico Impresión diagnóstica derivada de los resultados de la evaluación: describir de manera clara la conclusión final a la cual se llega luego de la evaluación del niño. Ejemplo:

J.M es un niño de 9.5 años de edad cronológica, cursante del cuarto grado de educación básica, en quien se evidencia un desarrollo lector por debajo de lo esperado para su edad y grado que cursa, caracterizado por lectura silábica, imaginaria y pobre comprensión lectora, lo que incide en el aprendizaje de otras materias escolares y genera situaciones de falta de motivación, frustración y baja autoestima.

VII. Recomendaciones: Exponer de manera clara las decisiones que se tomarán para dar respuesta a las necesidades del educando. Ejemplo:
Se recomienda realizar intervención psicopedagógica en el aula integrada dos veces a la semana por un lapso de tiempo de 45 minutos cada sesión con la finalidad de prestar la atención educativa requerida.
Planificar la atención educativa en colaboración en aula regular una vez a la semana.
Proporcionar a la maestra de aula regular las estrategias apropiadas para desarrollar las adecuaciones curriculares requeridas por JM y trabajar de manera colaborativa maestra regular-maestra especialista.
Incluir a los padres de JM en el plan de intervención para asegurar el éxito de la intervención.
Realizar evaluación oftalmológica que permita descartar problemas a nivel visual.
Evaluación trimestral de los avances de JM.


Cómo citar este post:
Corredor, Z. (diciembre, 2016). Importancia del informe en la comunicación de los resultados de la evaluación psicopedagógica. [Mensaje de blog]. Recuperado de


Referencias
Fernandez, J. (2006). De la integración de alumnos de educación especial a la escolarización de alumnos con necesidades educativas especiales. En: Peñafiel, F., Fernández, J., Domingo, J., y Navas, J. (2006). La intervención en Educación Especial. Madrid: CCS. (pp. 25-38)

Patton, Payne, Kauffman, Brown y Payne. (1995). Casos de Educación Especial. México: Limusa.

Rief. S. (2004). Cómo tratar y enseñar al niño con problemas de atención e hiperactividad. Técnicas, estrategias e intervenciones para el tratamiento del TDA-TDAH. Buenos Aires: Paidós.

lunes, 10 de octubre de 2016

7 TIPS PARA DESARROLLAR UNA MONOGRAFÍA

Dra. Zuleima Corredor
Universidad Nacional Abierta
Si te interesa algo de lo aquí expuesto no dudes en tomarlo
solo no olvides citar y referenciar tu fuente
Por una cultura del conocimiento libre


Hola, en esta publicación quiero compartir con ustedes algunos tips o recomendaciones para desarrollar de manera éxitosa un escrito monográfico. Lo primero que debes saber es que una monografía es un trabajo de investigación documental que tiene por finalidad estudiar de manera profunda y exhaustiva un tema específico. En este sentido la monografía constituye una excelente estrategia para conocer, analizar, profundizar en un tema específico.
Con el auge de las tecnologías de la información y comunicación y con las facilidades que nos proporciona internet, resulta sumamente sencillo acceder a información sobre cualquier tópico de nuestro interés, pero alerta, no toda la información disponible es válida, ni ha sido generada siguiendo estándares de calidad y menos aun respetando los códigos de la ética para el manejo de la información. ¿Se han fijado ustedes en cuántas páginas de internet encontramos repetida la misma información sin referenciar a los autores originales?
Pues bien, la intención de este post es presentar 7 tips que les ayudarán a realizar una monografía con parámetros de calidad, que te permitirán realmente aprender de un tema específico, presentar un informe de calidad con una estructura lógica respetando los autores citados en el documento, exponer las ideas de manera clara, sencilla y con el uso adecuado del lenguaje de la disciplina de estudio correspondiente.
Allá vamos pues:

1. Antes de comenzar a escribir debes reflexionar, meditar y aclarar en qué consiste el tema de estudio.  
Muchas veces iniciamos la monografía escribiendo sin parar, sin meditar previamente acerca de aquello que deseamos conocer. De allí que terminamos copiando cualquier cantidad de información irrelevante o sin un sentido lógico.  Te propongo que antes de escribir, realices un pequeño bosquejo de lo que deseas investigar: Delimita el tema, piensa en la profundidad que deseas alcanzar, delimita a través de interrogantes qué es lo que quieres conocer, luego asigna títulos y sub títulos que le darán estructura a los capítulos de la monografía. Esto no es una camisa de fuerza, es una guía; tal vez cuando comiences a revisar, te darás cuenta que te faltó algún aspecto que bien puedes incorporar o tal vez decidas que algún punto previamente establecido no es necesario.

Ejemplo:

Tema: La educación especial en Venezuela

Preguntas orientadoras:
¿Qué es la educación especial? ¿Cómo se originó? ¿Quiénes son los representantes principales? ¿Cómo ha sido el proceso evolutivo en el mundo y en Venezuela? ¿Quiénes son los destinatarios de los servicios? ¿Existe un marco legal que la regule?

Posibles temas:
Capítulo I. La educación especial
1.1. Conceptualización de la educación especial
1.2. Evolución histórica
1.3. Principales representantes
Capítulo 2. La educación especial en Venezuela
2.1. Génesis de la Educación especial en Venezuela
2.2. Servicios de educación especial en Venezuela
2.3. Destinatarios de los servicios de educación especial
Capítulo 3. Marco legal regulatorio de la EE
3.1. Marco legal internacional
3.2. Marco legal venezolano
3.3. Instancias reguladoras de la EE en Venezuela

2. Búsqueda de información bibliográfica y de fuentes electrónicas


Una vez que hemos delimitado el tema, debemos emprender la búsqueda y organización de la información, la cual debe ser exhaustiva y pertinente. Para la búsqueda bibliográfica podemos asistir a la biblioteca de la universidad, buscar en el catálogo en línea aquellos textos que pudieran ser de interés. Podemos revisar en la base de datos de los artículos de revistas de la universidad o de otras universidades.
Cuando encontremos alguna información de interés debemos tomar nota de la fuente, para lo cual debemos manejar un sistema de fichaje o de notas,  el cual puede realizarse en un cuaderno o directamente en nuestro computador. Para tomar nota de la fuente debemos recoger la información del autor, fecha, título del libro, editorial, ciudad y número de página de la cual hemos extraído la información. Para hacer una referencia de manera adecuada es necesario manejar las normas de citación APA: http://www.slideshare.net/zuleco/normas-apa-sexta-edicin-48810433?ref=http://difuna.blogspot.com/search/label/Normas%20APA%20%28Sexta%20Edici%C3%B3n%29
Si estás buscando información en la red te sugiero utilizar el Google Académico: https://www.google.co.ve/?gfe_rd=cr&ei=9Iv7V7HtEIeD6APujKzYCw ya que en este se filtra la búsqueda hacia fuentes validadas, artículos de revistas, trabajos de investigación, ensayos académicos, entre otros. Igualmente debes citar tus fuentes tal y como lo indican las Normas APA para fuentes electrónicas. Evita emplear sitios como: monografías.com, buenas tareas, rincón del vago, entre otros.
Para organizar la información de internet puedes generar una carpeta de favoritos, acá les dejo un video para quienes requieran mayor información de cómo crear carpetas en favoritos https://www.youtube.com/watch?v=JWmjvdnXGb8 Puedes asignar como nombre de la carpeta, el título de la monografía, así podrás guardar allí todas las páginas que contienen información de interés y podrás acceder con mayor facilidad y celeridad a la información, siempre que la necesites.


3. Redacción de la monografía 



Un error común que he evidenciado en los trabajos monográficos de los estudiantes de pregrado, es que se limitan a copiar y pegar información de internet tal y como la encuentran. De modo que el producto que entregan es una simple copia de dos o tres páginas de internet, muchas veces ni siquiera tienen el cuidado de editar dicho contenido. Esta es una conducta ética inadecuada, ya que constituye un plagio y conllevará irremediablemente a sanciones en la evaluación.
Te sugiero que bases la redacción de la monografía en el esquema previamente establecido, incluyendo aquellos puntos que pudieron emerger durante la revisión bibliográfica o de internet. Aunque la monografía es una revisión de fuentes y no debe ser necesariamente original, no debes copiar y pegar información sin referenciar y no debes copiar trabajos o páginas web completas. Debes seguir tu esquema, tus objetivos, tus propósitos de aprendizaje, es el único modo de garantizar el aprendizaje de la temática abordada.
Te invito entonces a parafrasear a los autores, utilizar distintas fuentes para enriquecer el trabajo, emplear un lenguaje sencillo y claro, escribir en tercera persona o en plural, cuidar la ortografía, prestar atención a los conectores que utilizas para enlazar los párrafos, emplear de manera adecuada la terminología propia de la disciplina, evitar el uso de expresiones subjetivas, rimbombantes o rebuscadas como: es sumamente extraordinario, sin duda es gravísimo, definitivamente es espectacular, entre otras; evitar el uso de expresiones de tipo personal como: yo creo, yo pienso, me parece, entre otras; citar a los autores dentro del texto (siguiendo las normas APA), cuando tomes algo textualmente o cuando parafrasees ideas de otros; presenta un trabajo ordenado con títulos y subtítulos por capítulos, si incluyes anexos estos deben ser pertinentes, no debes colocar imágenes de niños estudiando o maestras enseñando en los anexos, ya que no tienen ningún aporte al tema, puedes colocar en anexos tablas y gráficos con información de interés.

4. La introducción

Es la puerta de entrada a la monografía, de allí que su papel es fundamental pues debe en primer lugar captar la  atención y motivación del lector e informar acerca de lo que se abordará en la misma. Muchos estudiantes se limitan a colocar dos párrafos que poco o nada dicen acerca del trabajo realizado y otros se atreven a copiar información textual de sitios web. Te recomiendo seguir los siguientes pasos para una apropiada introducción:
       a. El primer párrafo es totalmente introductorio al tema. De qué trata, por qué es importante, cuál es el objetivo seguido por el autor.
      b.Un segundo párrafo podría señalar la justificación de este trabajo en la formación profesional del futuro docente especialista y el procedimiento llevado a cabo para el desarrollo del mismo.
         c. Tercer párrafo informa acerca de la estructura del trabajo y de los aspectos que se abordarán.
     d. Cuarto párrafo invita a la lectura del trabajo y hace énfasis en los aprendizajes alcanzados con la revisión que se presenta.

5. Las conclusiones 

Al igual que la introducción, las conclusiones son de singular importancia porque demuestran los aprendizajes alcanzados por el estudiante, su punto de vista respecto a los aspectos tratados, su análisis crítico de la información, su postura en relación al tema y señalan hasta qué punto se han alcanzado los objetivos planteados al inicio de la investigación documental. De allí que las conclusiones deben basarse en los argumentos expuestos en la monografía, deben representar puntos de vista valorativos por parte del autor, deben señalar si se han logrado los objetivos, deben aludir a los autores principales que se han revisado y a sus posturas. Sugiero que por lo menos se realice una conclusión por cada uno de los capítulos abordados, acá el estudiante debe demostrar su capacidad de síntesis.

6. Extensión de la monografía 


Una monografía puede tener una extensión larga o corta, sin embargo, la extensión de la misma no va a determinar per se la calidad de la misma, sino que va a ser la calidad de la información recopilada y la claridad, organización y pertinencia en la exposición de las ideas, lo que va a garantizar un trabajo de calidad. Sugiero que una monografía no debe exceder las 30 páginas, como mínimo 20; incluyendo introducción, índice y conclusiones.

7. Estructura
Existen muchos modelos para organizar de manera lógica una monografía, propongo ante todo la sencillez en su estructuración, tal y como sigue:

a.  Portada
b. Índice
c. Introducción
d. Cuerpo o desarrollo (capítulos que la conforman)
e. Conclusiones
f. Referencias bibliográficas (Siguiendo las normas APA)
g.  Anexos (Si los hubiera y fueran relevantes)

Cómo citar este post:
Corredor, Z. (octubre, 2016). 7 Tips para desarrollar una monografía. [Mensaje de blog]. Recuperado de https://difuna.blogspot.com/2016/10/7-tips-para-desarrollar-una-monografia.html